Divorcios: Características y Novedades

Basquelaw Abogados|30 junio 2015

Tras la reciente publicación de nuestro último artículo, en el que repasamos la Reforma de la Jurisdicción Voluntaria, haciendo hincapié en las novedades que esta Ley va a suponer en procesos tan relevantes para nuestra vida como los Matrimonios y los Divorcios, en BasqueLaw Abogados, hemos considerado oportuno resumir la situación actual del procedimiento de Divorcio en nuestro país.

No debemos olvidar que el Divorcio es uno de los procedimientos con mayor afluencia en nuestros tribunales y que, a pesar de haber sido progresivamente simplificado mediante sucesivas reformas en el tiempo, guarda aún una serie de aspectos que pueden complicarlo en demasía.

 

Introducción

Actualmente, existen dos vías para divorciarse en nuestro país: Mediante mutuo acuerdo, o de forma contenciosa.

El divorcio de mutuo acuerdo es el procedimiento judicial más rápido y sencillo. Basta con acompañar a la demanda (que puede ser presentada por los dos cónyuges o por uno solo de ellos con el consentimiento del otro), un convenio regulador en el que después deberán ratificarse los cónyuges y en el que consignarán los pactos alcanzados respecto a la guardia y custodia de los hijos, régimen de visitas, pensiones, uso del domicilio familiar, etc.

Por contra, en el divorcio contencioso el procedimiento es largo, complejo y con un importante coste no sólo económico sino también personal para ambas partes. Supone un confrontamiento directo por todos los aspectos anteriormente citados, ademas de la necesidad de contratar un abogado y un procurador para cada uno de los cónyuges, duplicando así los costes.

 

Dos factores determinantes

A la hora de determinar la complejidad de un Divorcio, hay dos factores determinantes a tener en cuenta: el régimen económico y la existencia de hijos menores.

El régimen económico matrimonial regula la relación económica de los cónyuges en un matrimonio, por lo que, para disolver el matrimonio, será preciso liquidar primero el citado régimen. Si bien nuestro derecho permite varios tipos (gananciales, separación de bienes, participación, etc…) lo más habitual es que los cónyuges, al no haber realizado pactos al respecto, se encuentren en gananciales, que es el sistema que la ley asigna por defecto (salvo en Cataluña).

Así pues, para disolver el régimen de gananciales, se deberá efectuar una liquidación de la sociedad, que comprenderá un inventario de sus bienes, una valoración y un posterior reparto entre los cónyuges. También deberá determinarse que bienes forman parte de la sociedad de gananciales y cuales son privativos de cada uno de los cónyuges, así como las deudas que la sociedad pueda tener. Nada de esto es necesario de existir un regimen de separación de bienes, ya que el reparto ya se encuentra establecido de antemano.

El segundo factor relevante de un Divorcio son los hijos menores a cargo de los cónyuges. La ley determina que debe establecerse para ellos un regimen de guarda y custodia, que implica los siguientes acuerdos: Uso y atribución de la vivienda familiar, patria potestad, pensiones de alimentos, regimen de visitas, etc…

Por tanto, queda claro que, para analizar la complejidad o sencillez de un procedimiento de divorcio, resulta imprescindible atender al estado de estos dos factores: Un divorcio sin hijos y en régimen de separación de bienes sería el mas sencillo posible, mientras que un divorcio con un buen numero de hijos y bienes gananciales sería el extremo opuesto.

 

Novedades relevantes

No obstante, este último mes, nuestros legisladores han aprobado una serie de normas que van a introducir importantes novedades en este tipo de procedimientos, y de las cuales hablaremos a continuación.

Divorcios ante Notario

Tal y como comentábamos en nuestro anterior artículo, la nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria introduce la posibilidad de que los Notarios puedan llevar procedimientos de Divorcio, si se dan las siguientes circunstancias:

  • Mutuo acuerdo
  • Inexistencia de hijos menores

Así pues, nuestro legislador ha querido aumentar el abanico de posibilidades para el ciudadano, en aquellos casos que resultan menos complejos, ya que, como hemos dicho hasta ahora, los procedimientos de mutuo acuerdo son los mas simples que nuestro derecho contempla, a lo que hay que añadir la no existencia de hijos menores, lo que evita la intervencion del Ministerio Fiscal y simplifica aún más este procedimiento.

Custodia compartida

En este caso, ha sido el Parlamento Vasco quien ha aprobado hoy la nueva Ley de corresponsabilidad parental y relaciones familiares en casos de ruptura de la convivencia de los padres con hijos a su cargo o parejas sin hijos.

La normativa, pendiente de publicación, prevé que cada uno de los progenitores por separado o de común acuerdo, pueda solicitar al juez, en interés de los hijos, que la guarda y custodia de los hijos menores o incapacitados sea ejercida de forma compartida o por uno solo de ellos. Además, detalla que la oposición a la custodia compartida de uno de los progenitores o las malas relaciones entre ambos, «no será obstáculo ni motivo suficiente para no otorgar la custodia compartida en interés del menor». De esta forma, el juez, «a petición de parte», adoptará la custodia compartida «siempre que no sea perjudicial para el interés de los menores».

Esta ley también introduce novedades en lo relativo a la atribución del uso de la vivienda familiar, ya que permite otorgar su uso «preferentemente» al progenitor al que le corresponda la custodia de los hijos, aunque podrá atribuirla al progenitor que sin tener la custodia, «tuviera mayores dificultades de acceso a otra vivienda», siempre que el otro tenga «medios suficientes» para cubrir la necesidad de vivienda de los hijos y fuera «compatible con el interés del menor».

Finalmente, el Parlamento Vasco ha querido permitir que esta norma pueda aplicarse con retroactividad «cuando alguna de las partes o el Ministerio Fiscal soliciten la aplicación de esta norma y el Juez estime que se dan las circunstancias recogidas en la misma».

Deja un comentario

  1. Tengo dos matrimonios.El primero con dos hijos,y hicimos testamento junto con mi marido.Ahora quiero hacerlo con mi actual.Pero el tiene dos hijas de su anterior matrimonio.Y ahora tenemos una en común…¿Se anula el otro testamento con el nuevo?Lo podemos hacer juntos?
    La vivienda en que vivimos es solo mía.Y tenemos otra de los dos,en el Mediterráneo. Una hija suya no tienen contacto,no quiere que reciba nada.¿que hay que hacer?
    Muchas gracias por su tiempo.

    • Buenos días,

      En primer lugar, el testamento nuevo sustituye al antiguo. Es decir, en caso de haber varios testamentos, y todos sean válidos, el que va a tener efectos será el último que se hubiera otorgado.

      En cuanto al resto de dudas (testamento conjunto, apartamiento de uno de los descendientes), dependerá en gran medida de que ustedes tengan vecindad civil en el País Vasco. Si es así, y se les aplica la ley vasca, podrán otorgar testamento de manera conjunta, y también apartar de la herencia a alguno de sus descendientes.

      Gracias por su comentario, esperamos que le haya servido de ayuda.

Basquelaw Abogados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies